Pasantes

DEL HIERRO ABOGADOS, comprometido con la formación de las nuevas generaciones de abogados, ofrece a los estudiantes de distintas universidades la oportunidad de hacer sus prácticas en la oficina en las áreas de práctica dentro de la oficina.

A continuación, algunas reseñas de quienes han participado en este programa en 2019:

Juan Fernando Montañez Peñas

PASANTE 2020-I

Pasante de la Pontificia Universidad Javeriana.

La práctica en Del Hierro Abogados es inmejorable, desde cualquier punto de vista es una experiencia innovadora para cualquier estudiante, y completa académicamente. El ambiente laboral es ideal para aquellos que estén buscando un reto y al mismo tiempo un aprendizaje íntegro y pedagógico, pues todos los abogados y miembros del equipo están dispuestos a ayudar en cualquier momento y a trascender del rol del educador o tutor para tener un acompañamiento más personal con los practicantes; es ese toque personal de amistad y ayuda el que marca la diferencia, sin mencionar la rigurosidad académica y el invaluable aprendizaje con el que uno termina sus prácticas.

Mi tiempo en Del Hierro Abogados ha sido una de las mejores experiencias de mi carrera, no dudaría en repetirla ni en recomendarla para aquellos que inician sus prácticas en semestres venideros. Aprender, trabajar duro y divertirse es un difícil equilibrio que se logra a cabalidad en cada aspecto de la firma.

Juan Jacobo Chaves Bastidas

PASANTE 2020-I

Pasante de la Pontificia Universidad Javeriana.

Realizar la práctica en Del Hierro Abogados me pareció una experiencia que cualquier estudiante de derecho debería tener la posibilidad de hacer.

Como estudiante siempre tuve la incertidumbre de empezar mi vida profesional, pero el ambiente que se genera alrededor de la firma otorga una excelente oportunidad para que uno como persona y como profesional pueda darse cuenta de sus fortalezas y debilidades.

Agradezco a cada uno de los abogados con los que tuve la oportunidad de trabajar, todos y cada uno de ellos demostraron una calidad humana excelente, el interés que tienen de que uno siempre esté mejorando, es un aspecto que no cualquier firma posee, y es lo que me llevo como un grato recuerdo de mi pasantía en Del Hierro Abogados.

Amelie Sonkes

PASANTE 2020-I

Pasante de la Universidad de París II en modalidad de intercambio con la Universidad del Rosario.

Estudiante francesa en Bogotá, tuve la suerte de tener la oportunidad de hacer una pasantía a Del Hierro Abogados. La experiencia fue muy enriquecedora y me permitió profundizar ciertos aspectos del derecho colombiano, especialmente el derecho corporativo. El trabajo que me confió me permitió refinar mi proyecto profesional y la apertura internacional de la firma confirmó notablemente mi elección de continuar en este camino. Ademas, el equipo es muy acogedor y profesional, por eso fue un placer ser pasante dentro de esta firma.

Sofía Vega

PASANTE 2020-II

Pasante de la Pontificia Universidad Javeriana

Hoy que termino mi práctica en Del Hierro Abogados, me siento honrada de haber sido parte de esta firma durante un semestre. Mi experiencia siendo practicante fue enriquecedora y gratificante. Desde el primer día tuve altas expectativas, que se cumplieron más allá de lo imaginado.

Además de aprender muchísimo de diferentes temas y de aprovechar cada rotación al máximo, conocí a grandes personas que forman una familia y trabajan con la mejor actitud cada día. Por eso, de cada uno me llevo no solo conocimientos jurídicos, sino también consejos y lecciones de vida.

Aunque me hubiera gustado vivir esta experiencia de manera presencial, la virtualidad no fue impedimento para que me sintiera parte del equipo. Cada abogado me enseñó, corrigió y aconsejó de la mejor manera.

Solo me queda darles las gracias a todos los que hicieron parte de este proceso y recomendar esta inigualable experiencia. Sin duda alguna la práctica en DHA es integral tanto personal como profesionalmente.

Alejandro Gómez Laserna

PASANTE 2020-II

Pasante de la Pontificia Universidad Javeriana

Haber estado en Del Hierro Abogados como practicante fue una experiencia muy enriquecedora desde diferentes perspectivas: lo académico, lo profesional y lo personal.

En cuanto a lo académico, es sorprendente el compromiso permanente que tiene todo el equipo por transmitir su conocimiento a los practicantes, no solo en las asignaciones cotidianas sino también por medio de actividades complementarias.

En términos profesionales, los practicantes tienen el privilegio de participar en las dinámicas propias del ejercicio de la profesión. Del Hierro Abogados se esfuerza por que sus practicantes se familiaricen con los diferentes formatos que deben manejar los abogados en su día a día (redacción de demandas, minutas, conceptos). Además, por la forma en que se estructuran las prácticas, los pasantes tenemos la oportunidad de interactuar con las diferentes áreas de práctica en que se desempaña la firma –cosa que me permitió estudiar y apasionarme por ramas del derecho que los programas de pregrado no enseñan-.

Por último, y lo que considero el factor diferenciador de Del Hierro Abogados con otras firmas, es el valor que la firma le da a todos y cada uno de sus integrantes al reconocerlos desde su individualidad y autenticidad. Del Hierro como firma no es solo una firma, es una gran familia en la cual el bienestar de sus integrantes es parte de su esencia. Esto se da por una sencilla razón: porque en Del Hierro sus abogados son tan consentidos e importantes como sus clientes.

Manuel Monsalve

PASANTE 2020-II

Pasante de la Pontificia Universidad Javeriana

Después de terminar mi práctica en Del Hierro Abogados, no puedo hacer más que agradecerle a cada uno de los miembros de ese gran equipo por sus enseñanza en términos profesionales, académicos y personales, que a pesar de las dificultades que supuso la pandemia nunca dejó de hacer su mayor esfuerzo para hacer de esta experiencia lo más enriquecedora posible.

Salgo de mi tiempo como pasante feliz y agradecido por darme un espacio para desarrollar y aplicar mis conocimientos jurídicos; pero sobre todo por el cariño, la paciencia y profesionalidad con la que me permitieron equivocarme y aprender de todos esos errores. Estoy convencido que esas situaciones son las que nos permiten apuntar a ser cada vez mejores en aquello que nos proponemos como profesionales, y en general como seres humanos. 

De mis más grandes aprendizajes en este tiempo, rescato el significado de ser parte de un equipo, que me inculcaron cada uno de los miembros de la firma en el tiempo que trabajé con ellos. Ser parte de un equipo significa que muchas veces no vamos a poder superar un reto o dificultad por nuestra propia cuenta, y que necesitaremos ayuda de aquellos que nos rodean para hacerlo. Ser parte de un equipo también supone estar ahí para el otro en sus momentos de dificultad, de tal manera que se pueda aligerar su carga mientras se recupera para poder seguir adelante. Ser parte de un equipo es reconocer las fortalezas y debilidades de sus miembros, de tal manera que se puedan reforzar y compensar respectivamente para construir algo que supere a sus productores. Ser parte de un equipo es reconocer al ser humano detrás del profesional, y no solo medirlo por sus capacidades productivas.

Dicho esto, agradezco a todos los abogados con los que trabaje que me permitieran caminar estos primeros pasos de mi vida profesional con ellos y llenarme de tantos conocimientos y aprendizajes para poder ser mi mejor versión. Espero haberle podido contribuir también a este excelente grupo humano; y que los pasantes que vengan en el futuro puedan salir igual, o más, agradecidos que yo con este gran equipo de abogados, pero sobre todo de excelentes seres humanos.

ÚNETE A NUESTRO EQUIPO